Federación Nacional de Biocombustibles

¿QUIÉNES SOMOS?

BIOACTUALIDAD

EVENTOS

NORMATIVIDAD

CONTACTO

BIODIÉSEL

ETANOL

FEDERACIÓN NACIONAL DE BIOCOMBUSTIBLES DE COLOMBIA

REDUCCIÓN DE EMISIONES CONTAMINANTES

CO2 34,0M Ton

MP 8,1K Ton

RESOLUCIÓN DE PRECIOS ENERO 2024

Etanol $14.973

Biodiesel $16.033

Compromisos ambientales determinantes para el próximo gobierno

El cambio climático no es una cuestión de ideología, y los gobiernos -sin importar su orilla o partido político- deben tomar decisiones de fondo para acelerar las transformaciones necesarias hacia el carbono neutralidad.

Colombia aún tiene pendiente el diseño de una política pública en torno a la sostenibilidad que, de manera transversal, vincule a todos los sectores para trabajar unidos en una agenda climática cuyas metas bien podrían ser la diversificación de la matriz energética, la seguridad energética, la reducción de emisiones contaminantes y todo esfuerzo que derive en la preservación del medioambiente y la salud de los colombianos.

En esta senda, los biocombustibles representan una oportunidad extraordinaria para cumplir los objetivos de política pública antes mencionados. Jorge Bendeck Olivella, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Biocombustibles de Colombia (Fedebiocombustibles), afirma que “los biocombustibles son un actor clave en el proceso de transición hacia un futuro totalmente renovable, dado que tienen la capacidad de aportar a la transición energética. En otras palabras, al ser renovables y producidos localmente, permiten disminuir la dependencia de los hidrocarburos, lo que mejora la seguridad energética del país”.

 

La energía sostenible

Durante el año pasado, se dejaron de emitir a la atmósfera respirable más de 681 toneladas de material particulado gracias al uso del biodiésel y bioetanol, los dos biocombustibles que hoy se producen en el país a partir del aceite de palma y de la caña de azúcar.

Cabe destacar que, según datos provistos por Fedebiocombustibles, esta industria le ha permitido al país mitigar la emisión de 31 millones de toneladas de CO2 en los últimos 12 años, y tiene un potencial adicional de reducir alrededor de cuatro millones de toneladas cada año de gases de efecto invernadero para el 2030.
Respecto a la generación de empleo, los biocombustibles son un motor de desarrollo en las regiones. A saber, esta industria actualmente aporta un 5,8% al PIB agrícola del país y genera 90.000 puestos de trabajo directos e indirectos en la cadena agroindustrial, mayormente en el campo colombiano. Asimismo, la consultora Econometría encontró que los biocombustibles podrían llegar a crear 49.000 empleos adicionales en los próximos 12 años, contribuyendo al crecimiento económico nacional.

Entre tanto, estudios realizados por las universidades de Antioquia, Tecnológica de Pereira y Nacional, Gesoltec, Instituto Colombiano del Petróleo ICP, Coordinadora Mercantil, PWC, E&Y, Cerrito Capital, entre otros, han demostrado que estos energéticos -presentes en todos los combustibles que hoy se usan en el país- representan la alternativa de más rápida implementación para la transición hacia formas de energía más sostenibles.

Biocombustibles en la transición

Un estudio realizado por la firma Cerrito Capital comparó los costos y la viabilidad de las diversas tecnologías de bajas o “cero” emisiones en el sistema de transporte colombiano, demostrando que -definitivamente- los biocombustibles son la medida más inmediata y costo eficiente para adelantar la transición hacia un modelo de cero emisiones.

“No es la única, pero sí la más eficiente en tiempo y costos para lograr los objetivos de reducción de las emisiones generadas por las fuentes móviles en el país”, añade Cerrito Capital. Y es que el tránsito hacia tecnologías de menores emisiones en el rubro de la movilidad, no solo en Colombia, sino en el mundo, tomará su tiempo.

Si bien la industria automotriz avanza en la caducidad de los vehículos que funcionan de manera exclusiva con gasolina o diésel, es fundamental hacerse preguntas como: ¿cuánto tiempo requerirá reemplazar los 1.400 millones de vehículos en el mundo y los 16 millones en Colombia que utilizan motores de combustión? El cálculo podría superar los 30 años. Por ello, se requiere de una política de transición que, necesariamente, pase por los biocombustibles, como ya lo muestran los diferentes estudios a nivel global e, incluso, el Plan Energético Nacional (PEN) y el CONPES de Transición Energética.

Propuesta para el nuevo gobierno

Dada la conveniencia de los biocombustibles, para Fedebiocombustibles estos energéticos deben ser parte importante de los programas de Gobierno 2022-2026. A continuación, las propuestas de la principal entidad impulsora de los biocombustibles en Colombia:

• El Gobierno Nacional debería brindar incentivos a quienes, voluntariamente, decidan tanquear su vehículo con más que la mezcla reglamentaria. Por ejemplo, estos conductores podrían ser eximidos de pico y placa por usar biodiésel o bioetanol superior al 20%.

• Establecer la hoja de ruta sectorial para la consolidación del uso de biocombustibles de primera generación.
• La política pública en cuestión también debe establecer un sistema de información para toda la cadena y otro de contratación en firme, la estructuración de los inventarios y el establecimiento de mecanismos que permitan al regulador gestionar el mercado.
• Mantener los incentivos tributarios para el consumo de biocombustibles.
• Promover el uso de Biocombustibles alternativos tales como: Combustibles Sostenibles de Aviación (SAF) y Diesel Renovable (HVO).

“Hemos insistido al Gobierno Nacional que el “vehículo” de los biocombustibles necesita cuatro ruedas o aspectos regulatorios para avanzar y lograr los objetivos que le imponen la ley y sus reglamentaciones. Como se ha mencionado, se requiere de urgencia: un sistema de información, contratos en firme, una fórmula de precios adecuada y oportuna, así como el necesario control de las asimetrías, para ser un mercado regulado”, puntualiza el presidente ejecutivo de Fedebiocombustibles.

Por un 2022 de crecimiento

Pese a las restricciones de movilidad que suscitó la pandemia de covid-19, en 2020 la industria de biocombustibles mantuvo la producción nacional y, con ello, el empleo y la reducción de emisiones CO2 que permiten estos energéticos. En 2021, el sector cerró con un récord en la demanda de biodiésel de aceite de palma, al llegar a 634.000 toneladas comercializadas, un 24 % más que en 2020. El bioetanol o alcohol carburante de producción nacional creció un 1 % en el mismo periodo, con 373 millones de litros.

Así las cosas, el 2022 se proyecta como otro año de sólido crecimiento.

Los biocombustibles generan +90 mil empleos y benefician a +360 mil colombianos. Potenciarlos generaría 49 mil nuevos puestos de trabajo, en los próximos 12 años.

Han permitido al país mitigar 31 millones de toneladas anuales de CO2
en los últimos 11 años y tienen un potencial adicional de reducir alrededor de 4 millones de toneladas de gases de efecto invernadero anuales al 2030.

Desde su inicio han evitado las emisiones de más de 7 mil toneladas de material particulado, que genera graves enfermedades respiratorias entre ellas el cáncer.

Newsletter

Registra tus datos para recibir actualizaciones de nuestro boletín

    Registra tus datos para recibir actualizaciones de nuestro boletín


    Últimos Posts

    Proyecto con vehículos de carga reduce "considerablemente" la mala calidad del aire en Medellín

    Enero 3 2022

    ¿Qué efecto tienen los biocombustibles en el motor de un automóvil?

    Enero 3 2022

    Sector de biocombustibles aporta para reducir el calentamiento global

    Enero 3 2022