incio / contenidos

¿ Existe relación entre la contaminación atmosférica y el SARS-CoV-2?

La contaminación atmosférica es uno de los principales riesgos ambientales, relacionando 120 muertes prematuras por cada 100.000 habitantes al año, de acuerdo a un estudio publicado en el European Heart Journal. ¿Puede este panorama considerar a la contaminación atmosférica como uno de los factores incidentes en la mortalidad por COVID-19?

En diciembre de 2019 se reportó por primera vez en Wuhan, provincia de Hubei, China, el síndrome respiratorio agudo severo CoronaVirus 2 (SARS-CoV-2), el cual es el agente patógeno de COVID-19, una enfermedad que se extendió por todo el mundo, declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como pandemia, debido a su alto riesgo de contagio. A nivel mundial se han generado a la fecha 1’923.280* casos reportados y 119.587* muertes.

Uno de los objetivos de la salud pública es identificar los factores claves que pueden incrementar la gravedad de los resultados en pacientes con COVID-19. Uno de estos, es determinar los factores ambientales que pueden agravar esta enfermedad como lo es la contaminación atmosférica.

Dos investigaciones han estudiado que una inadecuada calidad del aire puede estar relacionada con la mortalidad del COVID-19, la primera es de la Escuela de Salud Pública TH Chan de la Universidad de Harvard con su estudio “Exposure to air pollution and COVID-19 mortality in the United States”. En esta se realizó un análisis estadístico de 3.080 condados en los Estados Unidos, donde se estableció que las concentraciones más altas de PM2.5 se asociaron con las tasas más altas de mortalidad por COVID-19, sugiriendo que la exposición a largo plazo a la contaminación del aire aumenta la vulnerabilidad a experimentar los resultados más graves de COVID-19.

Uno de los resultados más importantes es que un aumento de solo 1 μg/m3 de PM2.5 estaría asociado con un aumento del 15% en la tasa de mortalidad de COVID-19, es decir, que si Manhattan hubiera reducido su nivel promedio de partículas en 1 μg/m3, en los últimos 20 años, la ciudad probablemente habría visto 248 menos muertes de COVID-19.

Xiao Wu, un miembro del equipo, expresó que "Es probable que el COVID-19 sea parte de nuestras vidas durante bastante tiempo, a pesar de nuestra esperanza de una vacuna o tratamiento. A la luz de esto, deberíamos considerar medidas adicionales para protegernos de la exposición a la contaminación para reducir el número de muertos COVID-19”.

El segundo estudio “Can atmospheric pollution be considered a co-factor in extremely high level of SARS-CoV-2 lethality in Northern Italy?” publicado en la revista Environmental Pollution, analizó la probable correlación entre la contaminación del aire y la mortalidad en dos de las regiones más afectadas en el norte de Italia: Lombardía y Emilia-Romaña.

Uno de los resultados evidencia que la población de las regiones del norte de Italia viven en un nivel más alto de contaminación atmosférica, y esto puede conducir a una serie de complicaciones para los pacientes con COVID-19, debido a la vulnerabilidad generada por la continua exposición a la contaminación del aire. Relacionando que esta zona es de las más contaminadas de Europa, con una tasa de mortalidad registrada hasta el 21 de marzo del 12%, en comparación con el 4,5% en el resto de Italia.
Es importante señalar que un estudio de 2003 sobre víctimas del SARS-CoV-1 descubrió que el 84% estaban previamente expuestos a niveles moderados de contaminación del aire. Sara De Matteis, miembro del Comité de Salud Ambiental de la Sociedad Europea de Respiración (ERS), estableció que "Los pacientes con enfermedades pulmonares y cardíacas crónicas causadas o empeoradas por la exposición a largo plazo a la contaminación del aire tienen menos capacidad para combatir las infecciones pulmonares y es más probable que mueran". Adicionalmente, Kofi Amegah, epidemióloga y experta en contaminación del aire de la Universidad de Cape Coast en Ghana, expresó que "Si vives en un área contaminada, tus pulmones están comprometidos como alguien que fuma, por lo que eres más susceptible al coronavirus".

Los dos estudios sugieren que la conexión causal entre la contaminación atmosférica y las muertes por COVID-19, necesitaría ser confirmado por más investigaciones. Aun así de acuerdo al estudio de la Universidad de Harvard, se resalta la importancia de seguir haciendo cumplir las regulaciones de calidad del aire existentes para proteger la salud humana durante y después de la crisis de COVID-19, lo cual debe ser aplicado en países como Colombia donde se ha evidenciado vulnerabilidad ante los diferentes episodios críticos por contaminación atmosférica. Finalmente es fundamental considerar lo establecido por María Neira, directora de salud pública y ambiental de la OMS "Ya sea que tengamos o no esta correlación entre Covid-19 y la contaminación del aire, necesitamos reducir la contaminación del aire sin importar qué".

Fuente: ScienceDirect, Harvard University, Forbes, The New York Times, DW, The Guardian, ScienceDaily, El País.
 

 

Compartir en:




Idioma:

Indicadores



Biodiésel Vigencia:
De: 10/03/2020 A: -
Resolución:
40091 de 10 de Marzo de 2020
  • Precio galón: $11.515,16
  • Precio litro: $
Etanol Vigencia:
De: 10/03/2020 A: -
Resolución:
40091 de 10 de Marzo de 2020
  • Precio galón: $8.717,01
  • Precio litro: $

Sitios de Interés



Últimos Tweets

Carrera 7 # 32-33
Oficina: 801-802
Bogotá D.C.
Colombia - Suramérica
PBX: (+57 1) 288 1856
        (+57 1) 342 2885 | (+57 1) 342 1552
E-mail:
colombia@fedebiocombustibles.com
© 2020 Fedebiocombustibles.com | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS DISEÑO Y DESARROLLO: RHISS.NET