incio / contenidos

Por qué Bogotá está en una nueva alerta por la mala calidad del aire

La capital del país permanece en alerta amarilla, y el suroccidente de la ciudad en naranja.

Por segunda vez en el año, las autoridades distritales tuvieron que volver a tomar una serie medidas restrictivas en movilidad y medioambiente para tratar de frenar los elevados niveles de contaminación del aire y evitar un impacto negativo en la salud de las personas.

En general, la ciudad permanece en alerta amarilla debido a que en el monitoreo que se hace en las 13 estaciones que tiene la capital, el material particulado PM 2.5 aparece por encima del nivel máximo permitido. Cuando reporta entre 37 y 55 microgramos por metro cúbico durante 24 horas seguidas hay que decretar la amarilla.

Y cuando pasa de 56 a 79, la naranja, que es la situación que hoy viven las localidades del suroccidente, es decir Kennedy, Bosa y Puente Aranda. Si llega a 80 por metro cúbico, que no se descarta por todo lo que ha venido sucediendo, se decreta la roja.

El experto en salud pública Luis Jorge Hernández explica que el PM 2.5 es una partícula microscópica con un núcleo de carbón negro al que se le pegan gases, metales pesados como el mercurio, benceno, cadmio, cromo, y el que también se carga de virus y otros microorganismos. Es, por decirlo de alguna manera, un basurero pero microscópico. Y eso es lo que se está respirando en Bogotá.

Lo que nadie se esperaba era una nueva declaratoria de medidas como la restricción a la circulación por pico y placa para vehículos particulares y motos, y menos cuando los reportes oficiales de lluvias de los últimos días señalaban, precisamente, aguaceros en las localidades del occidente de la ciudad.

¿Cuál es el fenómeno que llevó de nuevo a esta situación? Según Francisco Cruz, secretario distrital de Ambiente, las partículas de PM 2.5 que se liberan por los incendios forestales y las quemas para cultivos en los llanos colombo-venezolanos, el fuerte verano, la falta de lluvias continuas que conjugados con las altas emisiones por el diésel de camiones de carga, de los buses viejos y de las industrias que no cumplen con la norma ambiental, entre otras, volvieron a quedar suspendidas en el aire lo que obligó a declarar la alerta.

Además, se ha presentado una corriente de vientos del Pacífico que sumado a la debilidad de los vientos alisios, afectan a toda la Sabana porque no dejan dispersar el PM 2.5. Cuando hay invierno, la contaminación disminuye porque ese material particulado cae al piso. Para explicarlo de una forma sencilla, cuando llovizna o llueve de forma normal, los automóviles quedan salpicados de una especie de ceniza o de hollín.

A todo esto se suma el polvo de las calles. Cuando pasa un camión o un bus diésel contaminando por el exhosto, además de que levanta el polvo de la calle, esas partículas vuelven a quedar suspendidas y cuando penetran al sistema respiratorio, causan infección respiratoria lo que desencadena en todo un problema de salud pública.

Según la firma Naturgás, “el 22 por ciento de PM 2.5 proviene de fábricas que usan hornos y calderas a carbón, entre estas las tintorerías, ladrilleras y las fundiciones. Hay 525 empresas que consumen carbón en Bogotá y contaminan el aire a sus alrededores”.

Como si esto fuera poco, la ciudad está comenzando a vivir la temporada en que se aumentan las enfermedades respiratorias. Esto, sumado al problema de la contaminación por PM 2.5, lleva a que se adopten medidas no solo en la movilidad sino también una serie de medidas restrictivas en salud en las localidades del suroccidente, como por ejemplo no hacer ejercicio al aire libre, restringir los paseos de los adultos mayores con problemas cardiovasculares, no llevar al colegio a los niños que tienen tos o gripa, entre otras disposiciones.

De ahí que aún falte por ver cuál será el coletazo de esta segunda emergencia ambiental que se vive en Bogotá, razón por la cual el experto Hernández solicita que no solo se haga monitoreo a la enfermedad respiratoria sino también al sistema cardiovascular.

“El nivel diario PM 2.5 no debe pasar de 20 microgramos por metro cúbico, y ha estado por encima de 100. Según la literatura, por cada 10 microgramos que aumente el material particulado, la enfermedad cardiovascular y respiratoria aumenta hasta en un 10 por ciento”, precisó el experto.

Restricciones en alerta naranja
- Los niños menores de dos años que utilizan oxígeno, inhaladores, broncodilatadores, o que sufren de bronquiolitis o bronconeumonía, no podrán salir al aire libre.

- En la zona occidental de la ciudad, la recomendación es usar el tapabocas de referencia N95. Especialmente para personas con hipertensión, diabetes, mujeres gestantes, personas con enfermedades respiratorias crónicas o con cáncer.

- También se deben intensificar las medidas de limpieza en la vivienda. Se debe utilizar trapero o paños humedecidos en agua para evitar que se levante el polvo.

- Otra de las medidas que se sugieren es tomar abundante agua, comer frutas y verduras, y evitar el consumo de bebidas azucaradas y gasificadas.

- Evite el consumo de tabaco, la quema de basuras u otro tipo de materiales.
Informe a la línea de emergencia 123 en caso de urgencia o para reportar quemas de pastos, llantas o incendios forestales.

- Uso de tapabocas únicamente para niños mayores de 3 años en la calle.

- Limpieza nasal en niños con suero fisiológico o solución salina tibia tres veces al día.

Fuente : www.eltiempo.com

Compartir en:




Idioma:

Indicadores



Biodiésel Vigencia:
De: 01/07/2019 A: Actualmente
Resolución:
40571 del 28 de Junio de 2019
  • Precio galón: $9.833,01
  • Precio litro: $2.597,88 (USD 0,78)
Etanol Vigencia:
De: 01/07/2019 A: Actualmente
Resolución:
40571 del 28 de Junio de 2019
  • Precio galón: $7.762,48
  • Precio litro: $2.050,72 (USD 0,62)

Sitios de Interés



Últimos Tweets

Carrera 7 # 32-33
Oficina: 801-802
Bogotá D.C.
Colombia - Suramérica
PBX: (+57 1) 288 1856
        (+57 1) 342 2885 | (+57 1) 342 1552
E-mail:
colombia@fedebiocombustibles.com
© 2019 Fedebiocombustibles.com | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS DISEÑO Y DESARROLLO: RHISS.NET