incio / contenidos

La agroindustria de la caña: Modelo de innovación y diversificación

En los sesenta años de Asocaña, Juan Carlos Mira, su presidente, habla de los logros, las amenazas y el futuro de la agroindustria de la caña de azúcar.

En seis décadas, la agroindustria de la caña de azúcar ha acumulado grandes logros, que el país hoy reconoce: casi 290 mil empleos, divisas anuales por US$316 millones, un centro de investigación reconocido en el mundo entero, y una valiosa gestión social en su zona de influencia, entre otros.

Revista Nacional de Agricultura: ¿Qué significan para la industria azucarera los sesenta años de Asocaña?
Juan Carlos Mira: Es la consolidación de un gremio que ha trabajado activa y decisivamente por el bienestar de sus afiliados y del país. Un gremio sólido, con afiliados que hoy cuentan con los más altos estándares ambientales, laborales y de responsabilidad social.

R.N.A.: ¿Cuáles son las cinco joyas de la corona de Asocaña?
J.C.M.: 1) La mayor productividad agroindustrial del mundo. 2) Un centro de investigación de la caña (Cenicaña), ubicado entre los cinco mejores del mundo. 3) Una sólida política pública, que le ha dado estabilidad al sector. 4) Un programa de oxigenación de gasolinas, que ha aportado grandes beneficios ambientales al país y que obedece a una política pública de desarrollo rural, ambiental y energética, la cual contribuye a la generación de empleo formal y a la diversificación de la canasta energética del país. 5) Un programa de conservación de cuencas hídricas, ejecutado a través de la Fundación Fondo Agua Por la Vida y la Sostenibilidad, liderada y administrada por nuestra institución.

R.N.A.: ¿Qué es hoy la industria de la caña de azúcar, en términos de empleo, aporte al PIB agropecuario y generación de divisas?
J.C.M.: La agroindustria de la caña representa 0.7% del PIB total nacional, y 3.7% del PIB agrícola nacional. En el Valle del Cauca, représenla 38% del PIB agrícola, y en el Cauca, 25%. Genera 286 mil empleos directos e indirectos. Hace exportaciones anuales por US$316 millones (30% de la producción), siendo el cuarto generador agroindustrial de divisas, después de café, flores, banano y aceite de palma.

R.N.A.: ¿Cómo sintetizaría la función social de Asocaña y de las empresas afiladas en sus zonas de influencia?
J.C.M.: Los municipios en los que se desarrolla la agroindustria de la caña tienen, según Fedesarrollo (2018), mayor cobertura en educación, más coberturas en salud, mejores niveles salariales, un PIB per cápita mayor.

R.N.A.: ¿Hay más particulares interesados en sembrar caña para ofrecérsela a los ingenios?
J.C.M.: Año a año aumenta el área sembrada con caña en el valle del río Cauca. La caña ha sido una muy buena opción para los agricultores de la región, por cuanto está localizada en una zona de agricultura especializada, de clase mundial, donde existe un clúster casi único en el país alrededor de este cultivo.

R.N.A.: ¿Hasta dónde puede crecer la industria de la caña y dónde se debe dar ese desarrollo, básicamente?
J.C.M.: Actualmente, hay cultivos de caña en otras regiones del país, como en el Meta, donde se siembra para elaboración de bioetanol por la destilería de Bioenergy. La expansión con caña en esta zona del país dependerá de la demanda de etanol, de las decisiones de política que tome el gobierno con relación al programa de oxigenación de las gasolinas, y la seguridad jurídica que tengan los inversionistas para desarrollar estas regiones.

R.N.A.: ¿Cuáles son las principales amenazas que se ciernen sobre la industria?
J.C.M.: 1) Las importaciones de etanol originarias de Estados Unidos le han causado un daño enorme a la producción nacional y al programa de oxigenación de gasolinas del país, 2) Los efectos de las políticas de grandes jugadores mundiales que, como India, China y Tailandia, han estimulado la producción de azúcar, llevando los excedentes a niveles históricamente altos, causando una profunda crisis del Mercado internacional. 3) Los aranceles, que en el ámbito regional le han impuesto Ecuador y Perú al azúcar colombiano, países que son los principales destinos de nuestras exportaciones, dejando el comercio en una sola vía, pues Colombia les permite a ellos el libre ingreso del producto, sin aranceles. Pese a ello, gracias al trabajo conjunto con el gobierno nacional, se logró el levantamiento de una medida restrictiva reciente. 4) En el frente interno, las continuas invasiones a la propiedad privada que se han dado en el sur del Valle y el norte del Cauca, por parte de algunos grupos indígenas y el avance de actividades ilegales, que ponen en riesgo la actividad agroindustrial y generan costos adicionales a la misma.

R.N.A.: ¿Qué tanto va a representar en el futuro el etanol para la industria de la caña?
J.C.M.: La producción de alcohol carburante se viabiliza con la expedición y reglamentación de la Ley 693 del 2001. Gracias a ella, el gobierno nacional motivó la agroindustria de la caña para invertir más de US$150 millones en la construcción de destilerías anexas a los ingenios azucareros. Dichas inversiones fueron posibles, gracias a la disponibilidad de azúcar de exportación a mercados sin acceso preferencial, la cual fue posible sustituir por alcohol carburante.

La coyuntura no es alentadora. En el 2018, las importaciones originarias de Estados Unidos han crecido diez veces, frente al 2016, poniendo en una difícil situación a los productores locales. En la medida que esta situación no tenga un correctivo, será muy difícil que haya un crecimiento de la industria.

R.N.A.: ¿Podría ocurrir que la mayor parte de la caña se utilice para biocombustible?
J.C.M.: Hoy en día, después de las expansiones realizadas a las destilerías y a la construcción de una planta adicional en el valle del río Cauca, no existe una mayor disponibilidad de materia prima para producir grandes volúmenes adicionales de alcohol de forma rentable.

R.N.A.: ¿Colombia podría ser un jugador de las grandes ligas del etanol?
J.C.M.: Sí, pero para ello se necesita el apoyo de Estado, tal como lo consagra la Ley 693 del 2001, para que no haya una competencia desleal frente al alcohol importado.

También se necesitaría fortalecer el mercado interno, como lo hacen los grandes productores de alcohol en el mundo. El país debe avanzar hacia mezclas más altas de alcohol, de manera que se perciban los beneficios ambientales, como el mejoramiento en la calidad del aire que se produce con la mezcla de la gasolina con un oxigenante. Es indispensable que el alcohol que se produzca y se consuma en el país, cumpla con los objetivos ambientales y de calidad que la regulación exige.
Colombia cuenta con más de un millón de hectáreas aptas para la producción de caña de azúcar, que podrían destinarse a la producción de alcohol carburante. Para aprovecharlas, mejorar la calidad del aire y generar empleo rural formal y permanente, se requiere la decidida participación del Estado, mediante políticas públicas para su promoción y desarrollo.

Fuente : Revista Nacional de Agricultura

Compartir en:




Idioma:

Indicadores



Biodiésel Vigencia:
De: 09/03/2019 A: Actualmente
Resolución:
40213 del 08 de Marzo de 2019
  • Precio galón: $10.186,75
  • Precio litro: $2.691,34 (USD 0,84)
Etanol Vigencia:
De: 09/03/2019 A: Actualmente
Resolución:
40213 del 08 de Marzo de 2019
  • Precio galón: $7.569,41
  • Precio litro: $1.999,84 (USD 0,63)

Sitios de Interés



Últimos Tweets

Carrera 7 # 32-33
Oficina: 801-802
Bogotá D.C.
Colombia - Suramérica
PBX: (+57 1) 288 1856
        (+57 1) 342 2885 | (+57 1) 342 1552
E-mail:
colombia@fedebiocombustibles.com
© 2019 Fedebiocombustibles.com | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS DISEÑO Y DESARROLLO: RHISS.NET