incio / contenidos

Biocombustibles Hoy No. 165

Boletín informativo No. 165 Miércoles 14 de Junio de 2017

How to read this newsletter in your language? Please click here  ||  Descargue aquí el Boletín en PDF


Boletín N° 165 - Junio 14 de 2017

Los biocombustibles en Colombia en palabras de Jorge Bendeck O. - Presidente Fedebiocombustibles

Jorge Bendeck Olivella - Presidente Fedebiocombustibles

Para contextualizar al lector, háblenos un poco de la evolución de los biocombustibles en Colombia desde que empezaron a usarse en el transporte automotriz

La normatividad que le dio vida a los biocombustibles en Colombia son las leyes 693 de 2001 llamada ley del etanol carburante y la ley 939 de 2004 o ley del biodiésel. El etanol de caña de azúcar empezó a producirse el 3 de octubre de 2005 y el biodiésel de aceite de palma el 1 de enero de 2008.

De manera progresiva su mezcla se fue extendiendo en la medida en que nuevas plantas entraban en operación, hasta alcanzar un promedio del 8 por ciento en las gasolinas.

Igualmente, la mezcla de biodiésel con el ACPM hoy es del 10% en el país, con excepción de Bogotá y su área de influencia donde la mezcla es del 9%.

Para alimentar las plantas productoras fue necesario sembrar 165 mil hectáreas de palma y aumentar los cultivos de caña con 30 mil nuevas hectáreas.

¿Los biocombustibles son verdaderamente la mejor alternativa para la movilidad limpia en Colombia?

¡Sin lugar a dudas! Por su naturaleza vegetal, los biocombustibles no contienen ni azufre ni componentes aromáticos que son los causantes del material particulado y los gases azufrados que están haciendo estragos en la salud pública y en las condiciones ambientales.

Por su disponibilidad, están a disposición de los consumidores a la espera de que el Gobierno Nacional acepte esa realidad, como ha sucedido en tantos países que impulsan su uso y lo protegen con subsidios y aportes de capital sin reembolso para asegurar la autosuficiencia de tales combustibles alternativos.

¿Podría decirse que los biocombustibles son o serán el combustible del futuro para el mundo y lograrán reemplazar completamente los combustibles fósiles?

Los biocombustibles nunca podrán reemplazar a los combustibles fósiles en el mundo, porque no habría suficiente tierra para cultivar sus materias primas. Podemos calificarlos como combustibles transitorios, pero ganarán terreno, manteniendo su relevancia como oxigenantes, mejoradores del ambiente y coadyuvantes en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Procesos de segunda y de tercera general, ayudarán al aprovechamiento de residuos vegetales y animales no alimentarios y de los cultivos de algas marinas para seguir teniendo una participación modesta en la canasta de los energéticos para el transporte, quizá hasta más allá del 2050.

Y en Colombia, ¿hasta dónde podremos avanzar con las mezclas y el uso masivo de los biocombustibles?

Sin cambio alguno en la tecnología de los motores, hasta un 20% en mezcla con los combustibles derivados del petróleo. Con motores adecuados tecnológicamente, como los total flex o flex fuel hasta el 85% de etanol o 100% con biodiésel de darse tales modificaciones en los motores diésel.

¿La generación de biocombustibles procedentes de los cultivos de caña y palma es un tema reservado a las grandes plantaciones o también pueden emprender con ella los pequeños agricultores?

Siempre ha existido la creencia equivocada de que la caña destinada a la producción de azúcar viene de tierras pertenecientes a cinco o seis terratenientes, cuando la realidad es que los ingenios azucareros si bien son propietarios de un 25% de los cultivos, deben adquirir el 75% de esa materia prima de más de 2500 propietarios en el Valle del Cauca, Cauca, Risaralda y Caldas. Es, como en el caso de la palma lo que se puede llamar una agricultura democratizada.

El gran desarrollo de la palma se debe en buena parte al modelo llamado de alianzas productivas, en donde el pequeño propietario de tierras recibe la asistencia de un empresario palmero que le ofrece experiencia gerencial, tecnología, asistencia técnica, variedades avanzadas, etc. Hoy, se estima, el 20% de la palmicultura pertenece a esos pequeños empresarios y sigue creciendo su participación.

¿Cómo pueden convertirse los biocombustibles en generadores de progreso y empleo para el campo, que es uno de los sectores que necesita más y mayor transformación para este país en vías de pacificación?

La industria de los biocombustibles ha generado algo más de 30 mil empleos directos y 60 mil indirectos, apalancando de manera importante el desarrollo de las regiones en donde se han establecido los cultivos y las instalaciones industriales para la producción del biodiésel de palma y del etanol de la caña de azúcar.

Por supuesto, lo que distingue nuestra agroindustria es que esos empleos directos son permanentes, justamente remunerados y con todos los derechos a la seguridad social.

Reconocemos que allí en donde está la agroindustria de los biocombustibles de palma y de caña, la paz se ha asentado con fortaleza.

En la medida en que crezcan las mezclas de biocombustibles, crecerán los cultivos y la generación de empleo en esas apartadas regiones.

La solidaridad de la sociedad aceptando el rol maravilloso de los biocombustibles en la erradicación de la pobreza y en el logro de una paz estable, será fundamental para dar confianza a la inversión.

¿Puede decirse que Colombia ha logrado que los biocombustibles sean una solución ambientalmente sostenible?

Sin lugar a dudas, por su naturaleza, los biocombustibles son una solución cierta para contribuir a mejorar las condiciones ambientales de Colombia.

Son sostenibles porque no le quitan espacio a los cultivos alimentarios, puesto que la palma y la caña se siembran en áreas de pasturas degradadas, como en el caso de los Llanos Orientales, el Valle medio del Magdalena, en Tumaco y la Costa Norte del país, reconstruyendo suelos y aprovechando de la mejor manera el agua y los residuos para la generación eléctrica y la elaboración de abonos orgánicos que reemplazan miles de toneladas de los de composición química.

Colombia dispone de más de 20 millones de hectáreas para cultivos alimentarios que están siendo utilizados para la ganadería extensiva. Allí hay un inmenso espacio para ampliar hasta en tres millones de hectáreas los cultivos energéticos.

¿Concretamente, qué le ha aportado el CONPES 3510 de 2008 a la agroindustria de los biocombustibles en el país?

En sí el Documento Conpes es un mapa de ruta para el desarrollo sostenible de los biocombustibles en Colombia. Pone unas condiciones que impactan positivamente los aspectos ambientales, sociales, de energía y de desarrollo regional. Se ha venido cumpliendo por partes, pero ha contado con obstáculos que han frenado el desarrollo del sector. En otras palabras, los logros han sido mucho más pobres de lo que el gobierno en su momento diseñó. En cambio, la industria apegada a los lineamientos de dicho documento, hizo grandes inversiones en caña y palma, además en instalaciones industriales, cuya capacidad apenas está siendo utilizada en un 60%.

¿Cómo ha afectado o afectará el cambio climático la producción de biocombustibles nacionales y qué se ha hecho al respecto a la fecha?

El cambio climático es una realidad irreversible, consecuencia del uso exagerado de los combustibles fósiles como los hidrocarburos y el carbón, el aumento del consumo, los abonos agrícolas, las aguas negras que generan metano y otros gases de efecto invernadero, las basuras, la ganadería, en fin, todas las actividades del hombre.

El desorden del clima, resultado del calentamiento global, afecta severamente la agricultura y la vida animal, más, por estar Colombia en el trópico, donde el impacto es más severo.

Los cultivos energéticos, no están exentos de ello. El fenómeno del Niño reduce en un 20 a 30% la producción y el de la Niña, igualmente.

Desde Fedebiocombustibles ¿cuál es el mensaje para que los colombianos entiendan el poder y las ventajas de usar biocombustibles cada vez más?

Las leyes que establecieron la producción y mezcla de biocombustibles con los combustibles fósiles como la gasolina y el ACPM o Diesel en el transporte, soportaron su decisión en tres grandes razones: el mejoramiento de la calidad de la atmósfera respirable altamente contaminada por el material particulado, el desarrollo rural con empleo estable y justamente remunerado con acceso familiar a la seguridad social y el aseguramiento del suministro de combustibles alternativos para reducir la dependencia de los hidrocarburos.

Adicionalmente, como una forma de alcanzar la paz allí en donde ese establecieran los cultivos y las instalaciones industriales.

El Gobierno Nacional, hizo una gran campaña para convencer al público de tales bondades buscando su apoyo a una nueva industria de tan importantes aportes para el ambiente, el desarrollo de las regiones deprimidas y la paz.

Pero es una realidad que el consumidor y los ciudadanos en general ya han olvidado los incuestionables impactos positivos en la salud pública, en la paz y en el desarrollo regional, haciendo énfasis en el mayor valor que en Colombia tienen los biocombustibles, pues dependen de materias primas agrícolas cuyo costo impacta el valor de los biocombustibles en un 85%.

También algunas organizaciones de transportadores presionan y amenazan al gobierno asegurando que los biocombustibles son la causa del alto precio de los combustibles en Colombia, respaldando en cambio la importación destruyendo todas esas opciones mencionadas. Y, dolorosamente puedo decir, que han tenido éxito. El Gobierno ha autorizado importar etanol sin límites, golpeando el propio corazón de la industria colombiana y mayoristas extranjeros han aprovechado la coyuntura.

En otros lugares, como en Europa, la industria local es defendida para impedir el desempleo, la dependencia de los hidrocarburos, la atmosfera contaminada, etc. Aquí, lamentablemente, no.

Fuente: Fedebiocombustibles.


  

Carta del Presidente – Informe de Sostenibilidad 2015 – 2016 del Grupo Manuelita

Harold Eder - Presidente Grupo Manuelita

El Informe de Sostenibilidad consigna los principales avances en materia de sostenibilidad social, ambiental y económica en nuestras operaciones en Colombia, Perú, Chile y Brasil.

Entre 2015 y 2016, los resultados económicos de Manuelita fueron positivos, a pesar de enfrentar un fenómeno del Niño de alta intensidad que impactó los niveles de producción en la mayoría de nuestras operaciones.

En 2016 iniciamos la venta de excedentes de energía limpia proveniente de fuentes renovables y realizamos las primeras inversiones en dos proyectos en Colombia y Brasil que permitirán generar mayores excedentes de energía para venta a la red pública a partir del año 2018. Igualmente, continuamos con el desarrollo de productos de mayor valor agregado en varios de nuestros negocios.

En gestión social avanzamos de manera importante en el mejoramiento de las condiciones de educación, vivienda y salud de nuestros colaboradores de menores ingresos, sus familias extendidas y las comunidades vecinas.

Continuamos apoyando la creación y consolidación de pequeñas unidades productivas, para la generación de ingresos complementarios.

La Fundación Manuelita está consolidando su modelo educativo Educar Uno a Uno, que contribuye a la calidad de la educación pública en colegios de Palmira. En su tercer año, el proyecto ya muestra un mejoramiento en los indicadores de calidad de la enseñanza de docentes, competencias TIC de estudiantes, y mayor número de egresados matriculados en universidades y programas de formación técnica. En los próximos años seguiremos ampliando la cobertura mediante inversión de la Fundación Manuelita y apalancamiento de recursos de aliados públicos y privados.

En gestión ambiental, tuvimos avances significativos en la reducción de emisiones de material particulado en Presidente varias de nuestras plantas industriales, menores emisiones de C02 a la atmósfera a través de la producción de biocombustibles y la captura de biogás de efluentes.

Finalmente, Manuelita Aceites y Energía, nuestra operación de cultivo de palma y producción de biodiésel en Colombia, obtuvo la certificación internacional RSPO que acredita la producción sostenible de aceite de palma.

Estas y otras iniciativas que reposan en este Informe de Sostenibilidad nos acercan a nuestra MEGA al año 2020, de consolidarnos como un líder en el sector agroindustrial en Latinoamérica por nuestro modelo de negocios basado en la sostenibilidad económica, social y ambiental.

Fuente: Adaptado del Informe de Sostenibilidad 2015 - 2016 del Grupo Manuelita.


Ventas de Etanol en Colombia 2016-2017

Fuente: Fedebiocombustibles.


 

Cold is no match for Biodiesel

Winter is in full swing all across the country with many people dealing with snow, ice and cold temperatures throughout the holidays. Many diesel users are taking extra precautions with their fuel in the cold, and biodiesel is no different.

Like regular diesel fuel, biodiesel can gel in very cold temperatures. However, a few simple steps can ensure that vehicles and equipment operate trouble-free during the harshest winter weather. Bill Carlson, facility manager of Voyageurs National Park in International Falls, MN knows this better than most.

“The first winter we started using a blend of B20,” says Carlson. “We had temperatures of 20 below zero and had no problems with our fuel.”

Voyageurs National Park is located in the “Ice Box of the Nation” along the international border of the US and Canada. Carlson started using biodiesel in 2000, and has not looked back since. The park runs B20 in every vehicle in the park all year long, and even switches some vehicles to B100 in the summer months.

Biodiesel is a great fuel for all seasons, and with just a little knowledge and effort, anyone can ensure that their biodiesel will run perfectly in the cold. Taking simple steps such parking equipment indoors, blending with No. 1 diesel, and using cold flow additives will all help prevent gelling. Follow the link here to learn more about Voyageurs National Park and learn “What you need to know” in order to keep your biodiesel in top shape.

Source: Biodiesel Bulletin - Mational Biodiesel Board.


Si desea recibir este boletín, escríbanos al correo: 
colombia@fedebiocombustibles.com

Fuente : Fedebiocombustibles 14/06/2017

Compartir en:




Idioma:

Indicadores



Biodiésel Vigencia:
De: 05/11/2017 A: Actualmente
Resolución:
41369 del 04 de Diciembre de 2017
  • Precio galón: $10.707,51
  • Precio litro: $2.828,93 (USD 0,93)
Etanol Vigencia:
De: 05/12/2017 A: Actualmente
Resolución:
41369 del 04 de Diciembre de 2017
  • Precio galón: $8.336,21
  • Precio litro: $2.202,43 (USD 0,72)

Sitios de Interés



Últimos Tweets

Carrera 7 # 32-33
Oficina: 801-802
Bogotá D.C.
Colombia - Suramérica
PBX: (+57 1) 245 4816 | (+57 1) 288 1856
        (+57 1) 342 2885 | (+57 1) 342 1552
E-mail:
colombia@fedebiocombustibles.com
© 2017 Fedebiocombustibles.com | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS DISEÑO Y DESARROLLO: RHISS.NET