incio / contenidos

Biocombustibles Hoy No. 158

Boletín informativo No. 158 Jueves 17 de Noviembre de 2016

How to read this newsletter in your language? Please click here  ||  Descargue aquí el Boletín en PDF


Boletín N° 158 - Noviembre 17 de 2016

El interés general, el particular y el Cambio Climático

La historia de la humanidad está llena de conflictos entre el interés particular y el interés general, pero las sociedades que más han logrado avanzar han sido precisamente aquellas en las que el pacto social es más fuerte, aquellas en la que el interés común se sobrepone al de los individuos. Es una lección que debemos aprender y difundir.

En estos días se celebra la COP22 que, en materia de cambio climático, es la mejor expresión de interés general de la humanidad y que inicia, consolidando los logros del acuerdo de París, empezando por la entrada en vigor del acuerdo con más de 109 ratificaciones, que representan el 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero contabilizadas, sobrepasando el mínimo establecido para que se hiciera efectivo.

Los países han venido entendiendo su corresponsabilidad en la salud ambiental del planeta y la imposibilidad de lograr resultados si no hay compromiso de todos, pues es claro que, por grandes esfuerzos que hagan unos pocos, los resultados no van a ser perceptibles, por eso el secretario general de las Naciones Unidas señaló en su discurso de apertura que “los países han apoyado firmemente el Pacto porque se han dado cuenta que sus propios intereses nacionales están mejor asegurados cuando persiguen el bien común”.

Sin embargo, los retos siguen siendo monumentales; el Informe sobre la brecha de adaptación del PNUMA señala que sólo el costo de la adaptación para los países en desarrollo podría rondar entre 140 y 300 mil millones de dólares en 2030, y entre 280 y 500 mil millones en 2050, hasta cinco veces más de lo estimado en un principio pues el fondo prevé 100 mil millones anuales a partir del 2020.

Por otra parte, la semana pasada fue publicado por Naciones Unidas el informe sobre la brecha de emisiones y en él se señala que: “el mundo todavía se encamina hacia el calentamiento global de 2,9 a 3,4°C este siglo, muy superior al límite máximo recomendado de 2°C”.

Una de las conclusiones a la que se llega, en relación con los dos informes es que, si no se logra la meta de calentamiento mínimo, se generarán mayores riesgos y traumatismos en los países más expuestos, entre ellos Colombia, haciendo mayores los costos de adaptación. Y en todo caso, aun cumpliéndose tales metas, se hace necesario un financiamiento adicional y mayores inversiones para disminuir el impacto del cambio climático.

Recientemente en Colombia, en la entrega del reporte de competitividad 2016-2017 del Consejo Privado de Competitividad el profesor Simon Maxwell [1], hablando del modelo competitivo que debe adoptarse ahora mismo, señaló que debe ser compatible con el clima y por tanto debe considerar la mitigación y la adaptación al tiempo con la competitividad, que es lo que lo hará sostenible.

Son entonces cruciales el compromiso y la acción inmediata de los agentes del sector privado, ciudadanos, empresas y gremios y asociaciones. En este sentido, respaldamos totalmente las declaraciones que Ban Ki Moon hizo en su discurso: un llamado al sector empresarial para aprovechar las oportunidades generadas en materia de energías renovables e innovación amigable con el medio ambiente, así como la promoción de asociaciones público – privadas, con el objeto de transformar áreas clave de las economías que van desde el uso del suelo agrícola hasta el transporte sustentable: “Las ciudades, sus ciudadanos y los ejecutivos de empresas han sido cruciales para movilizar apoyo político para el Acuerdo de París. También se encuentran entre los más visionarios y ambiciosos para construir economías bajas en carbono y resiliente que prosperarán en un mundo cambiado por el clima”.

Y hoy ¿Cuál es tu compromiso?

[1] Executive Chair - Climate & Development Knowledge Network; European Development Cooperation Strengthening Programme and Chair, European Think Tanks Group.

Fuente: Fedebiocombustibles.


  

Biocombustibles Sostenibles del Caribe S.A.

Fotografía: Biocombustibles Sostenibles del Caribe

Biocombustibles Sostenibles del Caribe S.A. (BioSC S.A.), nace por iniciativa del Grupo DAABON y Palmeras de la Costa S.A., dos empresas reconocidas por ser líderes en el sector agroindustrial de la región Caribe Colombiana, quienes decidieron fundar una empresa productora de biodiésel a partir del aceite de palma, ubicada en la ciudad de Santa Marta, con el propósito de realizar un suministro energético empleando fuentes renovables, teniendo en cuenta que las reservas energéticas del país cada día serían más escasas.

BioSC S.A. está comprometida en servir a las generaciones actuales y futuras por medio de la transformación de recursos naturales renovables en biocombustibles como fuente de energía rentable, socialmente responsable y ambientalmente sostenible, dentro de estrictos parámetros de seguridad industrial.

Se cuenta con un laboratorio de control de calidad, acreditado por el organismo de acreditación ONAC bajo la norma ISO/IEC 17025 (requisitos para la competencia de laboratorios de ensayos y calibración), que le permite garantizar el cumplimiento de la norma técnica colombiana de biodiésel 5444. El laboratorio de BioSC se ha destacado por haber obtenido en diferentes oportunidades certificados de excelencia por su participación en inter laboratorios a nivel internacional, lo cual les permite a los clientes un alto grado de confiabilidad en los informes de resultados emitidos.

Por su privilegiada ubicación, BioSC cuenta con la posibilidad y capacidad de exportar a través de los puertos de Santa Marta y Barranquilla hacia los mercados internacionales. Cuenta además el grupo empresarial con facilidades portuarias propias para realizar exportaciones, mediante la empresa Terminal de Graneles Líquidos del Caribe – Terlica S.A.

El transporte del biodiésel lo lleva a cabo mediante otra empresa del grupo, Transbio S.A.S., especializada en transporte y manejo de biodiésel, a través de su propia flota de vehículos dedicados, que cumplen con las especificaciones técnicas y ambientales exigidas por el Ministerio de Transporte y por la Resolución 182142 de 2008 para el transporte de combustibles. De esta manera, es posible garantizar la calidad del producto que sale de la planta hasta su entrega en los tanques de los clientes.

Para la transformación del aceite crudo en RBD se cuenta con la refinería de aceites más grande del país con una capacidad superior a 1.000 toneladas diarias, la cual además cuenta con los niveles de eficiencia más avanzados y último estado de las artes en tecnología a nivel mundial para este tipo de plantas. Amigable con el medio ambiente gracias a sus consumos mínimos de agua y emisiones líquidas residuales.

Biocombustibles Sostenibles del Caribe S.A. es la única empresa en Colombia que cuenta con registro ante la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (por sus siglas en inglés EPA), lo cual le permite acceder al gran mercado de ese país y usar los incentivos fiscales que allí se otorgan.

Fuente: Biocombustibles Sostenibles del Caribe S.A.


Producción de Biodiésel en Colombia 2015-2016

Fuente: Fedebiocombustibles.


 

Washington state’s carbon tax [Of wood and trees]

 

Image: www.economist.com

Ask an economist how best to reduce pollution, and the chances are that they will recommend taxing carbon emissions. And with good reason: doing so should encourage markets to find the least costly way to reduce pollution, something governments will struggle to discover themselves. In November Washington state’s voters will decide whether their state should mimic neighbouring British Columbia’s carbon tax, after a grass-roots campaign put the proposal on the ballot. It would be the first such policy in America. You might think environmentalists would unite behind such a pathbreaking effort. Instead, many oppose it.

Initiative 732, as it is known, would tax carbon emissions at a rate reaching $25-a-ton in 2018 and then rising by 3.5% plus inflation every year, to a maximum of $100 in 2016 dollars. Today’s levy in British Columbia is C$30 ($23) a ton. As in the Canadian province, the proceeds would be recycled into tax cuts elsewhere. The sales tax would fall from 6.5% to 5.5%. Low-income workers would get a tax rebate. And, to help placate affected businesses, manufacturing taxes would fall.

Yoram Bauman, who heads the Yes campaign (and who somehow makes his living by performing economics-themed stand-up comedy) proudly notes that three Republican state legislators support the initiative, and that it has not attracted the well-funded opposition from the oil lobby that a revenue-raising proposal might. Unfortunately, the price of that has been to alienate left-wing environmentalists, who are loth to give up the opportunity to use a carbon tax to fund new spending.

Their favoured projects include ideas to reduce emissions further, such as improving public transport. This is necessary, they say, because of the source of Washington’s pollution. Clean hydroelectric power accounts for almost three-quarters of the Evergreen state’s electricity production. As a result, transport is the biggest source of pollution. The estimated 25 cents that the initiative would add to the price of a gallon of petrol in 2018 seems unlikely to change driving habits. However, a recent study by Werner Antweiler and Sumeet Gulati at the University of British Columbia contradicts this argument, finding that the carbon tax there has encouraged people to buy more fuel-efficient cars, helping to reduce gas-guzzling by 7% per person.

Left-wing groups also insist that climate policy should include new spending on those worst affected by climate change. Near coastal Seattle, this means poor non-white neighbourhoods which are more vulnerable to flooding and, because they are nearer roads, have dirtier air, explains Ellicott Dandy of OneAmerica, a lobby group. As a reason to oppose the initiative, however, this too is unconvincing: any group that is disproportionately harmed by climate change should also benefit the most from the emission reductions.

More compelling is an urge to compensate or retrain workers in energy intensive industries who might lose their jobs as a result of the tax. But those who suffer because of market forces or technological change get little government help; it is oddly particular of environmentalists to hold up green policies on this basis, rather than arguing separately for, say, wage insurance.

The debate is ill-tempered. Mr Bauman did not get things off to a good start in 2015 when he complained about the left’s “unyielding desire to tie everything to bigger government” and “willingness to use race and class as political weapons in order to pursue that desire”. Members of one environmental group, the Sierra Club, performed parliamentary manoeuvres worthy of Ted Cruz: an attempt to change the group’s position from “do not support” to a more neutral stance was thwarted with help from Robert’s Rules of Order.

There are some problems with the initiative. It might encourage some businesses exposed to trade, such as aluminium manufacturers, simply to relocate to a different state. But environmentalists would be mad to pass up the opportunity the high turnout of a presidential election year presents to pass green initiatives—especially one as desirable as a carbon tax.

Source: www.economist.com


Si desea recibir este boletín, escríbanos al correo: 
colombia@fedebiocombustibles.com

Fuente : Fedebiocombustibles 17/11/2016

Compartir en:




Idioma:

Indicadores



Biodiésel Vigencia:
De: 01/05/2017 A: Actualmente
Resolución:
Resolución 40349 del 28 de Abril de 2017
  • Precio galón: $9.709,78
  • Precio litro: $2.565,33 (USD 0,89)
Etanol Vigencia:
De: 01/05/2017 A: Actualmente
Resolución:
Resolución 40349 del 28 de Abril de 2017
  • Precio galón: $8.433,28
  • Precio litro: $2.228,07 (USD 0,77)

Sitios de Interés



Últimos Tweets

Carrera 7 # 32-33
Oficina: 801-802
Bogotá D.C.
Colombia - Suramérica
PBX: (+57 1) 245 4816 | (+57 1) 288 1856
        (+57 1) 342 2885 | (+57 1) 342 1552
E-mail:
colombia@fedebiocombustibles.com
© 2017 Fedebiocombustibles.com | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS DISEÑO Y DESARROLLO: RHISS.NET