incio / contenidos

SOS del sector que genera más de 17 mil empleos en Santander

La alerta por contagio de la Pudrición del Cogollo, PC, se mantiene para la Zona Central, especialmente en territorios del sur del Cesar y sur de Bolívar.

El futuro de la industria palmicultora de la región, que se vendió a cientos de inversionistas en el departamento como un negocio muy prometedor, enfrenta hoy uno de los tragos más amargos del agro.

A la devastación de 30 mil hectáreas en Puerto Wilches, el estancamiento en la política de biocombustibles y un bajonazo en más del 40% de los precios internacionales del commoditie, se suma ahora a la incertidumbre que ha generado el programa de restitución de tierras.

Y la salida no es nada fácil para este sector que en el departamento genera empleo a más de 17 mil personas en áreas seriamente golpeadas por el conflicto armado, y que responde por el 14% de la producción nacional de aceite de palma.

Según cálculos del presidente de la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite, Fedepalma, Jens Mesa Dishington, tan solo erradicar cerca de 20 mil hectáreas, tarea que se requiere con urgencia para controlar la expansión de la Pudrición del Cogollo, PC, enfermedad fitosanitaria que arrasó con Puerto Wilches, costará no menos de $300 mil millones, ya que cada hectárea afectada demanda una intervención mínima de $15 millones.

“La gente sigue migrando de la zona y está aguantando hambre, lo que generará una crisis social. Nuestro llamado es serio y este problema requiere una intervención decidida por parte del Gobierno Nacional. Viabilizar la recuperación de la zona no ha sido fácil, han faltado los cinco centavos para completar el peso. El Gobierno ha manifestado su voluntad pero ha sido insuficiente para una verdadera recuperación de la zona. No hay recursos para erradicar las palmas y los campesinos están quebrados”, dijo Mesa Dishington.

Restitución, sin piso firme

Todas estas problemáticas fueron debatidas durante la reunión que llevó a cabo la Federación de la Zona Central, en Bucaramanga.

Durante el análisis que se hizo en el encuentro, los cultivadores, que en su mayoría en Santander tienen cultivos de menor tamaño, alegaron que en la actualidad la atención no solo se centra en la erradicación del PC, sino en la inestabilidad jurídica para la ejecución de inversiones que ha ocasionado el Programa de Restitución de Tierras.

A esto hay que añadirle el mal manejo de otros programas que han surgido, como por ejemplo el de la Corporación Colombia Internacional, entre otras entidades, que tienen en líos jurídicos a algunos propietarios de cultivos.

Luz roja a biodiésel

Aunque el presidente de Fedepalma reconoció que si la mezcla de biodiésel en el país se incrementa al 20%, hay capacidad de respuesta del sector palmicultor colombiano gracias al área cultivada, Mesa Dishington se quejó porque el Gobierno no da señales a la industria para elevarla a un nivel superior al 10%, porcentaje reglamentado actualmente.

“Incluso con estos problemas fitosanitarios, la palma que se requiere para llegar a esta producción está sembrada, pero como no hay señales de crecimiento, el futuro será indudablemente evolucionar hacia los mercados de exportación, por lo que los empresarios tendrán que medir su competitividad en el exterior, ya que francamente Colombia tiene una compleja realidad que hace que muchos proyectos sean inviables logísticamente”, añadió el dirigente gremial.

Buen balance en el país

Según el informe entregado por Fedepalma respecto a la situación de comercialización de aceite de palma en Colombia, la producción nacional alcanzó entre enero y julio de este año las 730 mil toneladas, lo que representa un 12% más frente a las 655 mil toneladas que se produjeron en el mismo periodo del año pasado. Los mayores crecimientos de producción se observaron en la zona norte y central.

Sin embargo, pese a un aumento en la producción, al interior del país las ventas se han mantenido prácticamente estables, con un incremento del 1%. Sin embargo las exportaciones se dispararon, con una variación de 57% durante el periodo analizado este año, respecto a 2013. Pese al incremento, el precio por tonelada exportada que tuvo su pico máximo este año cercano a los US$900, hoy se cotiza por debajo de los US$700.

Fuente : www.vanguardia.com

Compartir en:




Idioma:

Indicadores



Biodiésel Vigencia:
De: 01/11/2017 A: Actualmente
Resolución:
41163 del 31 de Octubre de 2017
  • Precio galón: $10.363,79
  • Precio litro: $2.738,12 (USD 0,93)
Etanol Vigencia:
De: 01/11/2017 A: Actualmente
Resolución:
41163 del 31 de Octubre de 2017
  • Precio galón: $8.330,77
  • Precio litro: $2.200,99 (USD 0,74)

Sitios de Interés



Últimos Tweets

Carrera 7 # 32-33
Oficina: 801-802
Bogotá D.C.
Colombia - Suramérica
PBX: (+57 1) 245 4816 | (+57 1) 288 1856
        (+57 1) 342 2885 | (+57 1) 342 1552
E-mail:
colombia@fedebiocombustibles.com
© 2017 Fedebiocombustibles.com | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS DISEÑO Y DESARROLLO: RHISS.NET